ENFERMEDAD CELÍACA

¿Qué es?

Es un desorden autoinmune intestinal crónico con un fuerte componente genético, cuya sintomatología resulta de la ingestión de la proteína más importante del trigo, cebada y centeno, denominada gluten.  
El gluten induce un proceso inflamatorio crónico en el intestino delgado, que conduce al aplanamiento progresivo de las vellosidades intestinales.
El consumo de gluten por una persona con celiaquía afecta la mucosa del intestino y disminuye la capacidad de absorber nutrientes.
La enfermedad puede aparecer en cualquier momento de la vida, desde que se incorpora gluten a la alimentación hasta la adultez avanzada.

La enfermedad celíaca presenta un cuadro clínico complejo y los síntomas pueden variar significativamente de una persona a otra, o no presentar síntomas. Esa variabilidad hace que muchas veces el diagnóstico se retrase.

RRSS Celiaquia 07

Tratamiento y dieta sin gluten

Está ampliamente demostrado que el tratamiento de la enfermedad celíaca es la dieta libre de gluten, estricta y por toda la vida. Es importante aclarar que “dieta libre de gluten” significa que la cantidad de éste en el alimento está por debajo de un determinado punto de corte y no necesariamente que no contiene gluten.

El pilar del manejo de la EC es la dieta libre de gluten, por lo que deben evitarse alimentos que contengan trigo, cebada y centeno para toda la vida. Se aconseja evitar la avena inicialmente por el riesgo de contaminación cruzada y evaluar los fármacos que puedan contener trazas de gluten.

Una dieta 100% libre de gluten es impracticable por la contaminación de muchos alimentos, pero un consumo menor a 10 miligramos de gluten al día es seguro.

Diagnóstico

El diagnóstico de EC se basa en la historia clínica, serología, endoscopía y análisis del tejido afectado. Existen otras entidades que deben diferenciarse de la EC, como la sensibilidad al gluten no celíaca y la alergia al trigo.

Test serológicos

Los anticuerpos anti-endomisio y anti-transglutaminasa tisular  son las pruebas más utilizadas para el diagnóstico de EC. 
Debido al déficit de inmunoglobulina A, descrito en 2-3% de los pacientes con EC, se recomienda determinar con anti-transglutaminasa tisular -IgG o IgG anti-péptido gliadina deaminado (DGP) en este grupo de pacientes.
Se sugiere que los familiares de primer grado de pacientes con EC sean estudiados dirigidamente con serología. Los familiares sintomáticos con serología negativa deberían estudiarse con biopsia duodenal.
En pacientes diabéticos tipo 1 se sugiere la búsqueda de EC con serología cada 1-2 años en niños y con biopsias duodenales en adultos que se sometan a endoscopia por cualquier causa.

La detección temprana y el tratamiento oportuno son fundamentales para evitar complicaciones secundarias a largo plazo.

Seguimiento y control

La adherencia a la terapia es mejor monitorizada por un nutricionista entrenado. Los niveles de anticuerpos antiendomisio, anti-péptido gliadina deaminado, anti-transglutaminasa tisular son dependientes del consumo de gluten y por lo tanto son útiles para el monitoreo de la terapia.