Berlín

Por @turistaenbuenosaires

Cynthia Martínez Wagner

Electrizante, artística, joven y también llena de historia. Cada persona que visite Berlín se va a llevar una sensación diferente.

Generalmente cuando uno viaja a Europa, trata de hacer muchas ciudades o países en tiempo récord. De esa manera se aprovecha y se justifica el esfuerzo que nos implica llegar al viejo continente.

Alemania es uno de esos países que merece una excepción a lo que acabo de mencionar. Hay tanto para ver, que se ha ganado el privilegio de dedicarle el tiempo suficiente para poder disfrutarla y entenderla.

En primer lugar, hay que dividir Berlín del resto de Alemania, simplemente por el trasfondo histórico que tiene. El Berlines lo ha visto todo. Desde el imperialismo prusiano, los dorados años 20, los desfiles de las carrozas nazis, dos guerras mundiales y el régimen comunista que separó la ciudad por 28 años con un muro.

Sin embargo es una ciudad electrizante y que a la vez te paraliza. Tiene un ambiente bohemio, artístico y una vida nocturna única. Es una ciudad joven y libre y creo que no me equivoco al decir que hay un Berlín para cada uno que la visite. Cada uno va a volver con una sensación diferente.

Más allá de todo lo que hay para conocer (La Puerta de Brandenburgo, Checkpoint Charlie, La Catedral, la plaza principal Alexander Platz, Postadamer Platz, etc.) a esta ciudad hay que caminarla y ver los contrastes (aún vigentes) entre la Berlín Occidental y la Berlín Oriental.

Uno de los momentos más impactantes fue cuando visité el East Side Gallery que es la zona donde se encuentra el fragmento más largo del Muro de Berlín, que está intervenido por artistas de todo el mundo.

Creanme cuando les digo que es uno de los destinos que más me ha marcado. Otra cosa que deben saber es que Berlín es muy barato con respecto al resto de Alemania.

Si bien no soy de las que le gusta contratar tours o hacer recorridas a la gorra, en esta ocasión se los recomiendo. Cada esquina, tiene una historia para ser contada.

En el caso de que decidan hacerme caso y dedicarle toda su estadía a este país, les recomiendo que visiten además de Berlín, Frankfurt, Munich y, si tienen tiempo, hagan la Ruta Romántica donde van a recorrer 372 km atravesando 16 pueblos con castillos que solo han visto en cuentos. Auf Wiedersehen!